Credibilidad, la base para tener un posicionamiento personal imbatible

credibilidad

Es curioso cómo a veces en escenarios inesperados surgen las conversaciones más enriquecedoras. Miami es uno de los destinos más recurrentes en mi agenda porque allí está basada la oficina de Thinking Heads Américas, pero el último viaje tuvo un tinte diferente por una de estas casualidades.

En esta ocasión, mi casualidad fue Alfonso, el conductor de Uber que me llevaba de vuelta al aeropuerto después del viaje de negocios. Estamos acostumbrados a hacer este tipo de trayectos en silencio o intercambiando comentarios sobre el estado del tráfico o el tiempo, pero esta vez fue diferente, el billete de 100 dólares que adornaba el salpicadero del coche de Alfonso me hizo romper el silencio con una sencilla pregunta: ¿por qué?

El joven, originario de Puerto Rico, me contó que ser chófer de Uber es uno de los muchos trabajos que realiza para ganarse la vida y que este billete es la representación de la suerte en su vida. Pero, ¿es cierto el mantra “dinero llama a dinero”? ¿Qué peso tiene la suerte en el rumbo de nuestras vidas? —En mi opinión, poco—.

Al refutar su teoría de la suerte, Alfonso me preguntó por mi carrera profesional y, si la suerte no juega un papel importante, cuál es entonces la fórmula para alcanzar el éxito.  La respuesta es sencilla: trabajar y “desarrollar la credibilidad”. La credibilidad, tanto de las personas como de las organizaciones, es un valioso intangible que se trabaja de manera individual, pero que, sin embargo, te la otorga tu entorno.

Información y formación continua

Trabajar nuestra credibilidad es un ejercicio que se basa en dos conceptos que están interrelacionados y al alcance de todos: información y formación continua.

La formación puede ser mucho más sencilla que hacer un determinado curso o máster (muy necesarios en algunos momentos de la vida profesional). La lectura es un factor clave para la formación integral y es la forma más accesible para compaginar la formación continua con nuestras obligaciones del día a día.

A priori pensamos que no tenemos tiempo para la formación y, por ello, te invito a hacer un ejercicio rápido: ¿cuánto tiempo marca tu móvil que has usado el smartphone hoy? Según el último estudio de IAB, de media destinamos 58 minutos al uso de redes sociales pero, ¿qué valor real nos aporta bucear, por ejemplo, por Facebook?

Entonces, hagamos cuentas. Teniendo en cuenta que pasamos una hora en redes sociales y un libro se lee de media en cuatro o cinco horas sin distracciones, si invirtiésemos esa hora improductiva en redes sociales entre semana a leer, al finalizar el año habríamos leído unos 52 libros. Además, la transformación digital ha puesto sobre la mesa más opciones para consumir libros: los audiolibros y podcasts, cada vez más en auge.

Sabiendo siempre qué queremos obtener de cada libro que consumimos, la lectura de esta considerable masa de libros se traducirá en información y, ésta, en conocimiento útil sobre los temas que más nos interesan tanto para nuestro desarrollo.

La lectura debe ser complementada con el consumo de información, clave para entender el mundo en el que vivimos y estar al día de las últimas tendencias de los sectores que nos interesan o afectan en nuestro desarrollo profesional. La construcción de un sistema de gestión de la información, que os presentaré pronto en un post, es fundamental para tratar las noticias según nuestras necesidades.

El conocimiento, cimiento de la credibilidad

El conocimiento es la principal dimensión con la que se construye la credibilidad de una persona. Por tanto, si quieres convertirte en un referente en tu campo, debes dedicar tiempo a la formación y a la información para aumentar tu grado de conocimiento experto.

Tu conocimiento determinará la profundidad, la referenciación y la exhaustividad del mensaje que comunicas, es decir, el rigor de tu mensaje, del que depende tu capacidad para generar confianza en los demás.

Recurrimos a referentes porque creemos y confiamos en ellos, porque el rigor y la calidad están presentes en su desempeño. La credibilidad es ese valioso intangible en el que se basa el posicionamiento personal de todos aquellos reputados expertos y, si bien depende de componentes subjetivos, el conocimiento es un componente objetivo que depende solo de una persona: de ti.

La formación y la información son dos apoyos clave para tener resultados exitosos. Si tú creces como persona, el negocio siempre crecerá en correlación contigo. Por ello, trabaja e invierte en ti mismo, porque al final de la conversación, lo que Alfonso y yo acordamos es que el éxito no es más que la consecuencia de la persona en la que te has convertido, si en lo que te has convertido es lo que siempre has querido ser.

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *