¿Cuál es el verdadero problema para emprender en España?

Escrito a las 1:15 pm

Recientemente pude participar en una apasionante cena con el embajador de EE.UU. en España, James Costos  y con el embajador de EE.UU. ante la Unión Europea, Anthony Gardner, todo ello moderado por el gran Javier Solana y organizado por el insuperable equipo del Aspen Institute España, organización sin ánimo de lucro ni posicionamiento ideológico que trata de fomentar un debate abierto y sincero en pos del bien común a través de encuentros de reflexión con líderes de diversos ámbitos sociales. El encuentro fue más que interesante y aunque todos estos actos funcionan bajo la Chatham House Rule, sí me gustaría intentar sacar algunas ideas que se mencionaron en la cena y que merecen promoverse.

Predominó el debate de geopolítica, pero también hubo tiempo para abordar el tema que a mí personalmente más me interesaba, a saber, el de los emprendedores, ya que a todo acto al que asisto, siempre intento hacer evangelización de la causa de los emprendedores. Sin embargo, me llevé una muy grata sorpresa al descubrir que quien abrió fuego con este tema fue precisamente el Embajador Costos. Lo primero que hizo fue comentar la necesidad de promover el emprendimiento en España, y que la Embajada y él estaban activamente involucrados en esta cuestión.

Costos comenzó hablando de lo complicado que es emprender hoy día en España: por un lado, existe una pesadísima carga jurídica, económica y social que recae sobre el emprendedor en forma de enorme miedo al fracaso; por otro lado, los complicados, enrevesados y casi interminables trámites que son necesarios para montar una empresa en nuestro país. Todo este inicio de conversación me hizo reflexionar, sobre qué entendía yo que era lo que más costaba en España –a diferencia de Estados Unidos– para emprender. La verdad es que no pensaba que el gran problema fueran el miedo al fracaso o las trabas administrativas –que sin duda lo son, pero no los principales–, pero entonces, ¿cuál es el mayor problema para emprender en España frente a los EE.UU.?

James Costos | BERNARDO PÉREZ en EL PAÍS

James Costos | BERNARDO PÉREZ

Desde mi punto de vista el gran problema es nuestro marco mental, del que luego derivan el resto de taras que arrastramos. Ese marco mental lo podemos atribuir al haber nacido en un país con una larguísima historia que ha producido una cultura sólida en la que el cambio parece más complicado. Las instituciones estaban desde mucho antes de haber nacidos nosotros y casi con total seguridad continuarán ahí una vez nos hayamos marchado, por lo que sentimos que no podemos influir. Así, mientras que la ciudad en la que nací, Cádiz, tiene más de 3.000 años de antigüedad, Estados Unidos no llega a los 300 años, lo cual ha facilitado que germine un espíritu pionero y creador, el clima perfecto para hacer algo sabiendo que puedes cambiar las cosas, que tus decisiones influyen en todo lo que te rodea.

Puedo ofreceros un ejemplo en mi experiencia con la reciente apertura de oficinas en Miami, donde he ido teniendo encuentros con muchas grandes empresas norteamericanas y latinas. En comparación con España, es infinitamente más fácil poder reunirte con una gran empresa, por no hablar de que, cuando te reúnes con ellos, si por algún casual no encajan tus servicios con su empresa, siempre te ofrecen o recomiendan a quien sí le puede interesar tu trabajo, o incluso te intentan ayudar para mejorar tu servicio con el fin de poder colaborar con ellos. Por tanto, el marco mental de Estados Unidos está más enfocado a crear y evolucionar y lo importante es qué haces y lo bueno que eres en lo que haces.

En España la mentalidad es justo la contraria, es muy difícil que una pequeña empresa pueda ofrecerle un servicio a una gran compañía. ¿La razón? Que la empresa grande lleva 30, 50 o 70 años operando, y únicamente va a relacionarse con otras empresas grandes y establecidas, creando así un clima letal para los emprendedores. Por tanto, aquellos que podrían emprender, asfixiados por el peso histórico, piensan que no pueden cambiar nada, que es imposible porque “esto siempre ha sido así y no hay espacio para mí”, cuando en realidad, no solo pueden, sino que probablemente puedan hacer algo nuevo y mejor de lo que ya hay.

En las grandes empresas españolas hay honrosas excepciones de personas que no se acomodan en los marcos mentales y apuestan por proyectos emprendedores simplemente centrándose en la calidad de lo que ofrecen, como Marisa Navas (Telefónica), Eva Piera (BBVA) o José Manuel Velasco (FCC). Y aunque desgraciadamente en las grandes corporaciones no tratan bien a los emprendedores, quien sin duda se lleva la palma es la Administración Pública, que busca hacerse la foto con el emprendedor, que es algo que está de moda, pero que se olvidan de las ayudas (algún día contaré lo que me pasó en la SEPI o con la presidencia del Gobierno).

España y Europa van a la cabeza en muchas cosas, como los modelos sociales de los que aquí disfrutamos y con los que me quedo sin lugar a dudas, pero en materia de emprendimiento aún nos queda muchísimo que aprender de los Estados Unidos, como su capacidad para crear desde cero y su habilidad para transformar la realidad. Tras todo lo dicho, ¿se te ocurre cómo podemos ayudar a romper este marco mental y promover la cultura emprendedora? ¡No dejes de comentarme tus ideas!



7 comentarios

001
Vic
19.11.2014 a las 14:57 Enlace Permanente

Voy a inaugurar tus comentarios. Mi opinión es que aquí principalmente domina el miedo, miedo al fracaso, a la vergüenza, a perder el dinero, a abandonar la posición de comodidad y lo conocido. El entorno cercano tampoco suele ayudar, justo por no tener espíritu de emprendimiento como costumbre en España.
El otro día reflexionábamos que en EEUU es habitual (o al menos eso se ve en las películas) comenzar tu vida laboral con un préstamo de estudios, ellos salen al mundo ya endeudados!! Proponíamos como idea sobre la mesa una nueva costumbre para los estudiantes, ya que la inmensa mayoría pagan la carrera con ayuda externa (bien sea familia, becas…) o los más sacrificados, trabajan durante la carrera, pero la pagan, sin plantearse ningún préstamo…. Debería ser costumbre luego pedir el “prestamo de emprendedor novato”!! Y crear algo, cualquier cosa, por probar, pegarte de bruces contra el suelo o tener un éxito rotundo… pero seguro que los que acabasen trabajando por cuenta ajena tendrían una experiencia que no se hubiese conseguido de otro modo.
Suena a locura, pero hay que animar a los estudiantes y los bancos a crear ese nuevo préstamos a ver que pasa.

002
Juan Antonio De Zaballa Fernandez
19.11.2014 a las 17:46 Enlace Permanente

Emprender, bajo mi punto de vista es algo que quisieramos hacer todos,suena bien ser dueños de nuestra propia empresa, no trabajar para nadie… etc
Pero luego bajo mi humilde opinión hay algo a lo que no nos ha enseñado nadiey es a que en esto de emprender estarás sólo, y o creas tú tus propios objetivos y tus propios croquis, por llamarlo así de tu empresa o nadie te ayudará y estarás cayendo en el fracaso.
Yo fui una de esas personas que emprendió y se cayó, por mi propia culpa, todo hay que reconocerlo, pero lo cierto es que no conozco a ningún empresario que no se haya sentido desamparado porque necesitaba ayuda de algún tipo y nadie se la daba.
Creo que en este país hay muchas herramientas y muy buenos profesionales, pero si no nos dicen como usarlas al final las herramientas no valen para nada.
Ahora que ya he dicho que caí, también tengo que decir que me levanté con más fuerza, una vez que cerré mi primera empresa me propuse crear una desde cero, pero asesorándome antes de todo lo que debìa hacer, y todo es todo, desde lo más básico hasta lo más necesario y he de decir que he aprendido millones de cosas que desconocía y a las que nadie te enseña, sólo por mi inquietud de conocer y saber. No sé si volveré a emprender pronto, en mi mente está… pero si tengo algo claro, aunque no lo hiciera, he aprendido tanto que eso nadie nunca te lo quitará.

003
Irene
21.11.2014 a las 11:51 Enlace Permanente

Acabo de salir de una gran corporacion como gerente y reconozco que cuando venian pequeños y grandes a contarme su producto la mayoria de las veces no les escuchaba y si lo hacia no les seguia despues ni les daba opciones de mirar entre mis conocidos

Ahora que estoy fuera buscando negocios me encuentro que mis colegas cuando les vendo “mi libro” me redirigen al menos a algun otro punto , lo cual me esta permitiendo generar una red de potenciales clientes y por otra parte me ayudan a definir el producto quitando lo que no interesa y enfocándome. Esto es emprender: definir producto acompañado de lis clientes y escalando hacia nuevos usos y clientes

Asi pues, apoyo tu propuesta de cambio de cultura en la búsqueda de negocio , no solo egoísta en lo mío, sino también en lo que me enseñan otros, quien sabe si algún día me vendrá bien a mi este net working!

004
@romeroabreu
25.11.2014 a las 12:02 Enlace Permanente

Hola Vic. Gracias por ser la primera en participar en mi blog, espero que no sea la última vez y que pueda aportarte todo lo que he aprendido a lo largo de estos años. Lo que comentas es interesante, pero tienes que tener en cuenta que no todo el mundo está preparado para ser emprendedor. Si bien deberían formarse en ese sentido para poder afrontar con más posibilidades esa aventura si se atreven y quieren, no todo el mundo puede ser su propio jefe, ni tiene por qué hacerlo. Lo que sí es fundamental, y creo que es lo que te gustaría, es que los estudiantes sepan lo que supone crear una empresa y emprender, arriesgarse, superar dificultades,… eso es muy importante y desde luego enriquecerá a quienes lo experimenten. Recibe un saludo y gracias de nuevo por participar.

005
@romeroabreu
25.11.2014 a las 12:04 Enlace Permanente

Juan Antonio, tienes mucha razón. Ni en los institutos ni en las universidades se enseña a afrontar el miedo al fracaso, que es terrible y uno de los grandes problemas de los españoles en materia de emprendimiento. Pero este miedo viene dado en parte por el marco mental del que hablo en la entrada. Precisamente emprendedores como tú son los que hacen falta, que aprendan de sus errores y se levanten con más fuerza superando sus miedos y las dificultades que nos rodean. Crear de la nada una empresa de la que viven otras personas es algo increíble que no todo el mundo comprende y algo para lo que no todo el mundo está preparado. Te deseo lo mejor. Un saludo.

006
Piedad
15.12.2014 a las 21:55 Enlace Permanente

Creo que es muy importante diferenciar entre emprendedor por oportunidad y necesidad. Tenemos grandes personas emprendedoras q con su talento y gran esfuerzo llevan a cabo su proyecto con éxito. Pero también hay que tener en cuenta que no todas las personas sirven para emprender, seguramente son muy buenas en otros campos.Es cierto q somos una cultura con miedo al fracaso cuando en otros sitios se vive como una oportunidad.La emprendiduria debería ser una asignatura homologada d nuestro sistema educativo, la estructura laboral q nos ha abocado la crisis nos lleva a un futuro de auto ocupación y emprendimiento como medio de vida.Estoy convencida de ello.

007
Tatiana
21.12.2014 a las 23:18 Enlace Permanente

Creo que no sepuede cambiar viejas estructuras, utilizando patrones conocidos. Hay que crear espacio para la innovación cuanto antes, las mejores fórmulas siempre empiezan con la educación. Sería tan simple como crear desde el curso primario asignatura de emprendimiento, prácticas de trabajo en grupo, énfasis en aprobación por méritos mensurables, cultura del bien comun y respeto cultural. Sobretodo acercar la vida académica con la realidad laboral!

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

Logotipo de Blogestudio